OFA: 24 años traducidos en más de 1750 presentaciones. La Orquesta Filarmónica de Acapulco en Bellas Artes.

En SKELEROCK pensamos que los artistas podemos disfrutar el Arte sin etiquetas, abrimos la puerta a toda la oferta cultural de la Ciudad de Mexico y sus alrededores, esta ocasión fue el turno de Acapulco, la OFA (Orquesta Filarmónica de Acapulco) festeja un aniversario más y no en cualquier recinto, llega para graduarse en el honorable Palacio de las Bellas Artes Capitalino.

El Palacio de Bellas Artes de la CDMX celebró el 24 Aniversario de la Orquesta Filarmónica de Acapulco (OFA) este domingo 17 de julio del año apocalíptico 2022, con un Concierto de Gala en su Sala Principal, la agrupación interpretó obras de Richard Wagner, Johannes Brahms y Camille Saint-Saëns, el solista invitado, Adrián Justus dedicó Capricho no. 24 de Nicolo de Paganini en La menor, obra que coincide con la cantidad de años de trayectoria de la OFA y bajo la batuta de su Fundador y ahora Director Eduardo Álvarez.

Desde una platea del Palacio con vista directa al escenario, se pueden apreciar todos los instrumentos en posición, esperando aquellas manos que den vida a su existencia. Mi celular sin batería me permitió disfrutar del evento, familias completas, parejas, madres e hijos, personas en solitario, prensa, todos con un mismo objetivo, disfrutar «la música» y es grato mencionarlo, todos con un enorme respeto atentos al espectáculo que los artistas prepararon para el público.

Por mi cabeza ronda la idea de lo afortunada que soy por tener acceso a este energético mantra de sanación, el imponente Palacio de Bellas Artes recibe poco a poco a sus asistentes, desde niños hasta adultos mayores, algunos con outfit de gala otros simplemente con las ganas de disfrutar música ejecutada con excelente calidad y sentimiento.

Tras su presentación en el Centro Nacional de las Artes y en el Coro del Conservatorio Nacional de Música, la OFA cierra con broche de oro y en un Domingo Familiar este festejo de aniversario.

Todos los músicos afinando los últimos detalles, preparando su instrumento, es un deleite y a la vez un caos mental escuchar la algarabía sin control, como aquella que emana de las tarjetas musicales de navidad.

Cada músico atento a su instrumento, compartiendo los últimos diálogos antes de entrar en trance, antes de que las notas musicales se apoderen de sus sentidos. El dress code: La Gala; algunos brillos destacan entre los 90 músicos más ese talento que los acompaña y la emoción que debe generar en ellos pisar y ocupar tan honorable recinto.

El director al salir a escena es aclamado por su público, inicia el transe, transmiten notas atípicas de estilo y con una construcción musical dramática e intensa de larga duración, de un suspenso relajante, para cerrar los ojos y dejarte llevar por la frecuencia de la marea musical.

La orquesta Integrada por 90 músicos profesionales bajo la batuta del director general emérito, Eduardo Álvarez, mostró su calidad artística y musical al interpretar un concierto magistral con la obertura Rienzi, la tercera ópera compuesta por Richard Wagner, uno de los más destacados compositores del siglo XIX; El Concierto para violín op.77 en Re mayor, del pianista alemán Johannes Brahms, la cual se distingue por su gran dificultad técnica e interpretativa, considerado uno de los grandes conciertos en la literatura musical.

No puedo dejar de pensar en la orquesta como un barco en altamar, uno Acapulqueño, entre sus pasajeros niños, adultos, personas de la tercera edad, algunos con sombreros que nos trasladan a la época de los años 20.
El programa contempló además dos movimientos de la Sinfonía No. 3, en Do menor, op.78, escrita por el pianista, director de orquesta y compositor Camille Saint-Saëns, que ofrece pasajes virtuosos para piano a cuatro manos y el sonido impresionante de un órgano de tubos de una catedral.
Uno de tantos momentos emotivos fue aquel cuando el director tras una gran ovación de pie que recibió por parte del público asistente se permitió celebrar ¡QUE VIVA GUERRERO! seguido de más palmas de los asistentes.

La OFA cerró el concierto de gala con el tema Los Caminos del Sur, del compositor Agustín Ramírez y se despidió así de su gira realizada en la Ciudad de México dejándonos con la piel rizada.

Con este Concierto de Gala, el Inbal fortalece su política pública de diversidad e inclusión al presentar en sus recintos las variadas manifestaciones artísticas de diferentes estados del país.

OFA: 24 años traducidos en más de  1750 presentaciones.  La Orquesta Filarmónica de Acapulco en Bellas Artes.

La agrupación musical se ha dedicado a consolidar con sus presentaciones lo nacional, lo cual -afirmó en su oportunidad el director emérito de la OFA- les ha permitido la posibilidad de proyectar aquello que México va construyendo con gran talento y con gran certeza artística, con contundencia en su andar estético la inclusión de la música popular y folklórica, elevando a ésta al nivel sinfónico e incluyéndola en el repertorio orquestal.

Fotos Donadas por el INBA.

¿Te gusto este artículo? No seas envidioso, comparte.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas