¡Así se vive un festival cómo fotógrafo!

Muchos piensan que ser fotógrafo es divertido y más si vas a un Festival de música, pero te platicamos lo sucedido en el Live Out 2019.

El año pasado se realizó el festival de música Live Out. Este festival tiene como escenario el Parque Fundidora en Monterrey, Nuevo León y durante el año 2019 contó con la participación de artistas como: Beck, Vampire Weekend, The Offspring, Cage The Elephant, LP, Arizona,  The Drums (que sustituyó a The Kooks, pues cancelaron su participación por un problema de salud de su vocalista),  The Neighbourhood, Jai Wolf,Alec Benjamin, Tokimonsta, Health, The Aces, Belako. 

Como todo festival lo principal es ir a ver a tus bandas favoritas, divertirse, beber cerveza y conocer gente, más si es un festival en otro estado. 

La aventura para todo fotógrafo comienza días antes del festival, el cual se realizó el 19 de octubre de 2019. Normalmente la confirmación se da una semana antes, así que el primer objetivo es conseguir transporte, teniendo vuelos agotados o costos altos, por lo que la difícil decisión se encuentra ahora en saber si irse en avión, con mayor comodidad o realizar un viaje en autobús desde la Ciudad de México. Por suerte pude lograr conseguir boletos de avión a un precio razonable, esto significó una preocupación menos, pues era el 14 de octubre y ya tenía transporte de ida y vuelta. 

Los días siguientes, son días de emoción y sobre todo de preparar tu material: cámara, lentes, waterproof (cubierta para agua), pilas, laptop, memorias SD. El equipaje era ligero porque era un vuelo en el cual llegaba el sábado 19 de octubre y regresaba el domingo 20 a las 6:00 hrs. 

Llegó el día y fue momento de partir temprano hacia el aeropuerto, siempre existe esa presión de perder el vuelo por llegar tarde, así que decidí llegar lo antes posible y así no tener problemas. Salió mi vuelo a las 9:00 hrs., a Monterrey arribé aproximadamente a las 10:30 hrs. por lo que tenía tiempo para ir a dar la vuelta y desayunar bien pues el día sería largo. 

En Monterrey hay un lugar en mis viajes que no puede faltar y es La Siberiana, para quienes no han tenido la oportunidad de ir, es un lugar con unas tostadas de pollo muy famosas y muy ricas. Ya paseando un poco por la macroplaza y con el estómago lleno, me dirigí al Parque Fundidora. 

Llegando tienes que pasar a un área donde te entregan tu acreditación de prensa o de fotógrafo, años anteriores había sido en una puerta cercana a la entrada principal por lo que sin consultar la información decidí ir nuevamente ahí. Llegué y la persona que me atendió me dijo que ese año era hasta el otro extremo, cerca de una plaza, caminé aproximadamente 30 minutos con el sol sobre mi cabeza y yo con mi mochila llena de equipo y como se pueden imaginar llegué exhausta, pero por fin había llegado y ya me había dado en pocos minutos mi pulsera para entrar y comenzar a tomar fotos de las bandas y artistas.  

Con todo lo que me pasó hizo que me retrasara un poco y la primera banda se escuchaba a los lejos que ya había comenzado su show, por lo que tuve que correr rápido y pasar por un filtro de revisión de mi mochila. Como pude logré llegar hasta el escenario Bacardí y pude aún desde el público sacar fotos, pues era la 1:45 y aún no había mucha gente, por lo que me podía desplazar con facilidad. 

Acabando fui al área de prensa a instalar mi computadora, para poder ir subiendo en tiempo real las fotografías, aunque no pude lograrlo pude disfrutar de un poco de sombra. 

Poco duró el descanso, pues a las 14:15 hrs. empezaba a tocar Belako en el Tecate Stage y solamente las tres primeras canciones te dejan tomar fotos desde el pit, que es la parte entre el escenario y el público, pero antes de entrar debes formarte y cuando empieza a tocar la primera canción tienes poco tiempo para acomodarte y empezar a “tirar” tomas, es poco tiempo así que debes concentrarte en sacar las mejores fotos y ajustar rápido tu cámara en caso de que la luz o la apertura no te esté convenciendo. Sonaba la tercera canción y estaba conforme con el trabajo realizado. 

Eran las 14:30 hrs y decidí regresar a tomar un poco de agua al área de prensa, entre el calor y el desplazamiento estaba sudando por la temperatura que se presentaba ese día. A las 15:00 hrs sería el turno de regresar al escenario Casa Bacardí y tomar fotos a Health, sin duda es una de las bandas que me sorprendió de esta edición y que en cuestión de la fotografía significó un reto pues su bajista se movía demasiado, y hablando de su música es un proyecto experimental que vale mucho la pena oír. 

Los siguientes artistas fueron Alec Benjamin, Arizona y Jenny Lewis, tiempo que tuve que desplazarme de un escenario a otro y también regresar a la carpa para algunas conferencias con el talento del festival. 

Fotografía: Itzel Cisneros

Un poco antes de las 18:00 horas empecé a notar que mucha gente se desplazaba al escenario Casa Bacardí, sinceramente no recordaba el artista que se presentaría, llegué a formarme para poder entrar al pit y fue ahí donde por comentarios de otros compañeros fotógrafos me di cuenta que seguía LP, esto fue reconfirmado cuando la gente empezó a gritar su nombre y pedir que ya iniciará su show, aunque aún faltaban varios minutos para que esto pasara. 

Empezó y la gente enloqueció, hasta ese momento no había visto la misma entrega que mostraban los fans de LP, por lo que me entró un sentimiento de nervio, en primer lugar, porque el pit era muy reducido y tendría que establecerme en un buen lugar y pensar que ya no me podría mover. 

Entré y los gritos eran tan fuertes que tuve que ponerme un poco antes mis protectores auditivos, llegué y como lo había pensado ya no pude moverme del sitio donde inicialmente me coloqué, todo fluyó bien y las tomas salieron a la perfección. Regresé a tomar agua en el área de prensa y fue donde me enteré que justo la arista que minutos antes había fotografiado iba a ofrecer una conferencia de prensa, por lo que adecué mis horarios y poder hacerle una pregunta más tarde. 

Fotografía: Itzel Cisneros

Fui de nueva cuenta al campo de batalla, a tomar fotos a The Drums. El siguiente show me tenía nerviosa pues era una banda que tenía ganas de ver y ellos eran Cage The Elephant, está banda fue sin duda la que más me costó trabajo, pues su iluminación era muy escasa y el vocalista se movía demasiado, aunado a que era el pit más pequeño en el cual no podías moverte, cuando estaba en la segunda canción empecé a estresarme un poco pues yo sentía que ninguna toma había salido aún como yo quería, respiré y solamente calmándome pude lograr fotografías en las cuáles pude sacarle provecho a la poca luz y el humo que tenían en su show. Salí del pit y me di el tiempo de escuchar varias canciones desde el público con todo mi equipo pude ver una participación de Beck en la canción “Night Running”, justo en eso observé mi reloj, era hora de ir a la conferencia de LP y logré hacerle una pregunta. 

Fotografía: Itzel Cisneros
Fotografía: Itzel Cisneros

Seguía con la euforia del día y estaba feliz, pero tenía que centrarme en ir a ver a The Neighbourhood, pienso que mi estado de ánimo influyó en mí y desde ese momento mis tomas salieron mucho mejor. Sólo pensaba mientras sacaba fotos que me gustaba mucho la iluminación y el look que tenía la banda, fijando mi atención en el momento en el cual la luz tenía su mejor ángulo para mí, siempre las luces llevan una secuencia así que es fácil saber en qué momento te va a ayudar en tus fotos. Esas tres canciones se pasaron muy rápido, pero como es costumbre tienes que salir del pit, aunque esos pocos minutos frente a un artista hace que todo mejore pese al cansancio que ya a esas horas se empezaba a sentir. 

Ya las últimas bandas se iban a presentar The Offspring, Vampire Weekend y Beck. Era momento también de disfrutar de las últimas horas del festival y después de tomar fotos me quedaba un momento a observar el show. Al momento de ver a The Offspring recordé mi etapa de la secundaria con canciones como ”Pretty Fly (For a white guy“ o “The Kids Aren’t Alright”. 

Fotografía: Itzel Cisneros
Fotografía: Itzel Cisneros

Beck fue el artista encargado de cerrar el festival, ya estaba cansada, pero tenía que dar el último “jalón” para poder hacer mi trabajo con mucho entusiasmo, este sentimiento subió debido a la gran actitud del artista que hizo muy ameno el fotografiarlo, salí del pit y me senté en el pasto, pues ya había menos gente, al parecer muchos se había retirado durante la penúltima banda, recordé que moría de hambre y tenía comida en mi mochila, así que mientras escuchaba canciones como “Loser” y “Up All Night”. 

Poco antes de terminar regresé a cargar mi celular al área de prensa y encontré a unos amigos, por lo que todos juntos salimos del Parque Fundidora, fue ahí donde me despedí de ellos y me dirigí a mi Uber para que me llevara al aeropuerto. 

Dormí ahí unas horas antes de mi vuelo, mientras como todo fotógrafo editaba material, pues en este tipo de eventos siempre salen muchas fotos de las cuales tendrás que elegir las mejores. 

Esto es un poco de lo que sucede siendo fotógrafo en un festival, muchas veces es un trabajo que muchos piensan que es lo de mejor, claro que es una experiencia inigualable, pero también implica un gran sacrificio, pero lo más gratificante es el trabajo final y que mucha gente pueda apreciarlo. 

Fotografía: Itzel Cisneros

¿Te gusto este artículo? No seas envidioso, comparte.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas relacionadas