Festejando 15 años de One Way Ticket To Hell… And Back de The Darkness

Han pasado ya 15 años desde que la banda originaria de Lowestoft, Reino Unido, The Darkness lanzó su segundo disco titulado One Way Ticket To Hell… And Back a través de Atlantic Records.

Uno no se pone a pensar muchas veces el impacto que puede tener sus creaciones, hasta que volteas y te das cuenta de que ¡han pasado ya 15 años de eso!

Remontándonos al año 2005, este gran disco significaba para la banda superar su disco debut Permission To Land, el cual los catapultó a la fama y derivado de ello su vocalista, Justin Hawkins, entró al mundo de las drogas.

El rock & roll siempre ha estado ligado a las drogas, un claro ejemplo son las extravagancias, locuras, peleas y noches de sexo, alcohol y rock & roll de bandas como Guns N’Roses, quienes ellos mismos han contado esas historias, cuando también alcanzaron la fama con su primer álbum Appetite For Destruction. Eran jóvenes, con fama, dinero y vivieron la vida que todo rockstar soñaba lleno de excesos.

Justin Hawkins a través de One Way Ticket To Hell…And Back cuenta esa oscura historia del mundo de las drogas y sobre todo de su rehabilitación, aunque años después tendría una recaída y dejaría la banda por un largo rato hasta que se recuperó por completo en el año 2008 que formó la banda Hot Leg.

El primer sencillo fue “One Way Ticket” en donde habla de su adicción a la cocaína y el alcohol en donde por una sobredosis siente que emprende un viaje de ida y vuelta al infierno. En declaraciones para el diario The Sun, Justin aseguró haberse gastado más de 150 000 libras, aproximadamente 225 000 Euros en cocaína.

Este segundo disco estuvo plagado de abandonos, el primer fue el bajista Frankie Poullain y Justin Hawkins, pero también es de aplaudirse que en 2011 anunciaron el regreso con los integrantes originales.

Para diferentes medios como Pitchfork o The Guardian consideraron en 2005 a este álbum como un álbum de burla y con letras nada sutiles, sin embargo esa es una de las características de la banda que hasta el día de hoy se siguen burlando de cuestiones de la vida diaria y se divierten al hacer música.

Si la historia hubiera sido diferente también nunca los hubiera podido ver en vivo, pues en el 2012 vinieron como teloneros de Lady Gaga en su tour Born This Way y muchos menos tener el places de trabajar con ellos en el año 2015 durante su primera presentación en solitario en El Plaza Condesa.

The Darkness son un símbolo de que aunque las cosas se tornen difíciles siempre hay una salida si uno lo desea y trabaja en ello. Además de que Justin Hawkins para mí es una persona que expuso sus problemas y puso “las cartas sobre la mesa” de que los rockstar no son “dioses”, sino que son seres humanos como tú y yo.

.